Limitantes de los pagos en efectivo “Bancarización”

post_image

Publicado

26/10/2021


Escritor

Sergio Londoño


Compartir


El estado colombiano está utilizando la bancarización como una herramienta de control y fiscalización de todos los movimientos realizados por los canales financieros para tener de esta forma mejores resultados en contra de la evasión fiscal y el lavado de activos.

Esta estrategia exige un movimiento de inclusión social hacia el sector financiero de buena parte de la población que aún no está bancarizada y, en cuanto a las empresas, incentiva estar alerta de los cambios en la normatividad y de los topes aplicables a los pagos en efectivo ya que de estos depende el reconocimiento en la declaración de renta de los costos y deducciones.

En efecto, el artículo 771-5 del estatuto tributario expone que para el reconocimiento de los costos, deducciones, pasivos e impuestos descontables, que son revelados en la declaración de renta de las empresas, los pagos efectuados en el año deberán realizarse mediante depósitos en cuentas bancarias, giros o transferencias bancarias, cheques girados al primer beneficiario, tarjetas de crédito u otras.

En el caso de los pagos en efectivo, para el año 2021, podrán tener este reconocimiento fiscal-independientemente del número de pagos- sólo:

  • El cuarenta (40%) de lo pagado en el año, estos pagos no pueden superar los 40.000 UVT ($1.452.320.000, Valor año 2021).

  • El treinta y cinco (35%) de los costos y deducciones totales.

Por su parte, los pagos a personas naturales que superen los 100 UVT ($3.639.800 Valor año 2021) deben ser bancarizados, para esto es necesario contar con el rut actualizado de la persona natural.

A modo de comentario personal, salvo si compramos únicamente pescado fresco o congelado procedente de la cuenca amazónica, serán reconocidos los pagos en efectivo como conceptos descontables. Para que lo tenga en cuenta.

La bancarización pretende disminuir los niveles de informalidad y trae muchos beneficios como: la rapidez de las operaciones, la facilidad de rastreo, evita las posibilidades de fraude interno, favorece el acceso remoto a la información, agiliza la gestión administrativa de documentos, posibilita una rápida contabilización, entre otros.

Sin embargo, sus detractores critican el uso de la información que recaudan los bancos por la entidades fiscalizadoras, así como los altos costos asociados a las transacciones digitales, como la cuota de manejo del portal bancario y las comisiones hasta por transacciones entre sucursales de ciudades diferentes de una misma entidad bancaria. Sumado ello, la extremada complejidad en las operaciones desde y hacia el exterior aún por bajos montos y la presunción de culpa que suelen tener los bancos de que sus usuarios están lavando dinero aun cuando la actividad económica realizada es totalmente común, deja un sinsabor en  los usuarios bancarios. Y, como si fuera poco, el gravamen a los movimientos financieros, el mal querido impuesto que por el solo hecho de mover dinero en la cuenta bancaria por todo retiro el sistema financiero descuenta al instante el 4 por mil, desmotiva el uso de esta forma de pago.

Ante la cruda realidad de la bancarización es importante tener presente que esta es considerada por la administración de impuestos como una herramienta de control adicional a la facturación electrónica y la información exógena de cara a la lucha contra la evasión, y por eso es importante tomar medidas para no llevarnos sorpresas, como revisar periódicamente las limitantes de pagos en general (40%), pagos a personas naturales ($3.639.800 para el 2021) y costos (35%), o parametrizar las plataformas contables para que ejerzan este control.

Conoce nuestra plataforma y la manera en que puedes llevar fácilmente un registro de los pagos en efectivo. Escríbenos y te ayudaremos en tu situación particular.

Compartir