Mindset de supervivencia para emprendedores

post_image

Publicado

07/09/2021


Escritor

Liz Fernández


Compartir


Si estás considerando emprender un proyecto y, en especial, la creación de una startup, debes saber que tus habilidades técnicas/profesionales son tan importantes como la calidad de los pensamientos que frecuentan tu mente a diario.

Este mes Lukount está de aniversario, y si tuviera que elegir una frase que resuma nuestra primera vuelta al sol sería, sin duda: montaña rusa de emociones. Si no fuera por la fortaleza mental que caracteriza a los miembros de nuestro equipo, creo que hace tiempo hubiéramos tirado la toalla.

En efecto, nuestros pensamientos determinan la manera en que interpretamos el mundo e influyen directamente en la forma en que reaccionamos a las diferentes experiencias. Por eso es fundamental identificar y cambiar las creencias limitantes, es decir, esos juicios mentales que nos bloquean a la hora de conseguir nuestros objetivos. Neuro-plasticidad, amigxs 😎.

Si bien aún tengo mucho por aprender y poner en práctica, quisiera compartir contigo algunos de los pensamientos que más me han ayudado para sobrevivir el proceso de adaptación tan exigente que experimenté durante estos últimos meses, ante un constante sube y baja emocional. Espero te sirvan a ti también:

“No le des más vueltas, sólo ¡hazlo!”

Tal vez nunca te sientas lo suficientemente listo para hacer cosas diferentes, que se encuentren fuera de tu zona de comfort. Pero no hay otra manera de cumplir tus objetivos y metas que teniendo orientación hacia la acción. Máxime si trabajas en una startup en la que los recursos son limitados y corres una carrera contra el tiempo. Vamos, hay prisa, si tienes una idea, ejecútala y ya verás qué resulta. Lo peor que puede pasar es que te equivoques, pero habrás aprendido algo.

“Si quieres tener lo que pocos tienen, debes estar dispuesto a hacer lo que pocos harían”.

Gracias a esta frase atribuida a Martha Debayle he vivido con buena actitud los fines de semana que paso en la oficina, las fluctuaciones en mi salario, e incluso las conversaciones difíciles con mi equipo. Hace unos días una amiga me pidió un consejo sobre cómo equilibrar la vida profesional con la personal. Le dije la verdad, en ese aspecto cualquiera diría que mi vida es un total desequilibrio, mi balanza siempre tiende hacia el trabajo, pero lo disfruto. Cumplir ciertos sueños a veces implica renunciar a otros, hay que ser conscientes de los costos y prepararse para ello.

“Todo pasa”.

Nada es permanente, menos en una startup que por naturaleza es dinámica y cambiante. Tener esto siempre en mente te permite analizar las situaciones de manera objetiva, no dar tanta importancia a experiencias que no lo ameritan y a apreciar tu presente. No hay drama, ya verás, vendrán tiempos mejores (y peores también).

“Si te enfocas en el problema, que sólo sea para encontrar una solución”

 De nada sirve llorar sobre la leche derramada. Ante la equivocación o el fracaso, la mejor salida es encontrar una solución creativa para resarcir lo ocasionado y asegurarte que no se repita. Desarrollar capacidad de resiliencia y estar dispuesto a un constante ensayo-error es clave para la innovación.

“El feedback es un regalo”

La retroalimentación continua con tus clientes y compañeros de trabajo es indispensable para canalizar de forma adecuada las expectativas que tienen respecto a tu trabajo, y las que tú tienes de ellos. Además, te permitirá detectar problemas a tiempo y buscar alternativas antes de que se generen inconvenientes de mayor dimensión. Para mí, es fundamental al momento de recibir un feedback no tomarse el asunto personal y, al darlo, escoger con cabeza fría las palabras a utilizar.   

Otros pensamientos random que me ayudan a relativizar las circunstancias son: “cálmate, no trabajas en una sala de emergencias, esto no es cuestión de vida o muerte”, “a la escala del universo soy absolutamente nada, entonces qué importa” o, incluso, “algún día voy a morir, tal vez este sea el último” . Y si alcanzo a estar viva para cuando se publique este artículo, me encantaría saber cuáles son los pensamientos que te ayudan a atravesar los desafíos profesionales.

Compartir