OKRs : Cómo definir objetivos claros y medir los resultados

post_image

Publicado

06/08/2021


Escritor

Hichem


Compartir


Al interior de las empresas en ocasiones es difícil sincronizar los esfuerzos de todos los miembros del equipo en una misma dirección. Por ello es tan importante fijar objetivos comunes: es ahí donde intervienen los OKRs (Objetivos y Resultados Clave, por sus siglas en inglés).

Un poco de historia : este método fue presentado por primera vez en el año 1970 por Andy Grove, uno de los primeros empleados de Intel quien además tuvo un rol clave para el éxito de la compañía. En su libro titulado High Output Management, Grove desarrolla un sistema de técnicas medibles que tienen por objetivo mejorar la planificación y la gestión de las empresas.

Sin embargo, pasaron muchos años antes de que John Doerr, ex representante de ventas en Intel, inversionista y miembro de la junta directiva de Google, popularizara estas técnicas: Doerr se encargó de presentar el sistema creado por Grove a los directivos de Google, quienes lo adoptaron con éxito y lo convirtieron en su método predilecto para medir el desempeño del equipo.

En palabras de Larry Page, cofundador de Google: "Los OKRs nos ayudan a multiplicar nuestro crecimiento por 10. Han contribuido a hacer más alcanzable nuestra ambiciosa misión de organizar la información global. También, nos han ayudado a mí y al resto de la empresa a cumplir con los plazos y a medir lo que era más importante".

Tras el gran éxito de los OKR en Google, esta metodología se ha vuelto muy popular en Silicon Valley, así como en el mundo de las startups. Pero, en qué consiste exactamente?

La "O" hace referencia a los Objetivos, y las letras "KR" a Resultados Clave. En términos sencillos, se puede decir que los objetivos definen a "dónde" vamos, y los resultados clave "cómo" vamos.

De manera gráfica, la metodologia OKR se resume así :

Capture-d-e-cran-2021-08-03-a-19-28-27

Aplicar los OKRs

  • El período de tiempo

El primer paso consiste en definir el periodo de tiempo en que deberá realizarse cada objetivo. En su libro Mide lo que importa, John Doerr preconiza la fijación de objetivos trimestrales; sin embargo, este término puede parecer largo, sobre todo en el caso de una early-stage startup que pretende evaluar su progreso. En Lukount, por ejemplo, evaluamos los OKRs con una periodicidad mensual.

  • El objetivo

A continuación, se debe definir un objetivo bien sea de la empresa, del equipo o a título individual. Es fundamental que el objetivo elegido sea ambicioso pero realista: en efecto, los OKRs tienen que propiciar un ambiente de motivación.

Ejemplo : Aumentar significativamente las ventas

  • Los resultados clave

Una vez elegido el objetivo, se desglosa en resultados clave. Estos resultados deben ser cuantificables, es por ello que generalmente se establecen porcentajes o números (precios, artículos, etc.). Se recomienda apuntar a una tasa de éxito de al menos el 70%. Sin embargo, si los objetivos son 100% exitosos en cada período, deben ser reevaluados y probablemente revisados al alza.

Así pues, la filosofía de esta metodología propugna que vale más alcanzar el 60% de objetivos ambiciosos que el 100% de objetivos simplemente realistas.

=> Por cada objetivo se deberán definir entre 2 a 5 resultados clave.

Ejemplo :

  • KR1 : Generar 100 leads por mes.
  • KR2 : Alcanzar una tasa de conversión del 25% del total de clientes potenciales contactados.
  • KR3 : Aumentar el número de presentaciones del producto de 2 a 6 por semana.

Consejos prácticos:

  • Define objetivos ambiciosos pero realistas.
  • Haz públicos los OKRs, todos en la organización deberían conocer tanto los objetivos como los resultados clave.
  • Sé conciso. Es poco productivo crear una lista interminable de objetivos. Menos es más.
  • Utiliza herramientas disponibles en línea para gestionar el seguimiento de los OKRs, tales como Perdoo o Weekdone, entre otras.

Si te interesa este tema y quieres ampliar la información sobre los OKRs, contáctanos via LinkedIn para discutir al respecto!

Compartir